Reseña del libro «Lunar», de Melisa Ortner

Veo un antiguo pueblo, a  sus habitantes y viajo en bicicleta  por sus calles extrañas.

Un leve cosquillo en mi nariz dice que los pelos de gato están bailando en el aire. Pero no estoy en medio de ellos, la lectura de los versos causa la sensación.

Estoy con la abuela viendo como cocina, mientras un sonido de teclas de piano resuena como eco en mi imaginación.

Una columna diferente, un cuerpo alterado, una nueva mujer. Clavos y fierros se hacen carne en su espalda para darle paso a un distinto nacer, renacer una y otra vez…

La niña adorada, el amor eterno, la tristeza en algunos momentos, la esperanza y el fortalecimiento.

La muerte, aún lejana pero cerca de repente, en algunos instantes toma protagonismo haciendo surgir a las almas que vagan perdidas buscando la luz de la luna. Mientras los hombres en la tierra lloran las partidas.

La luna descripta en sus diferentes fases, como si en esos cambios reflejara, a su vez, los estados de ánimo, mostrando la ternura que se esconde en ella.

Observo el libro, lo abro, lo cierro, lo palpo, lo husmeo y siento que acaricié la luna. La distancia disminuye y de repente profeso una eterna devoción hacia ese astro que, dependiendo el ciclo en el que se encuentre, cambia de forma y de tamaño. Por momentos se la ve lejos y por otros muy cerca, manteniendo siempre su brillante luz.

Melisa con su primer poemario nos hará transitar cada semblante de su vida, cada sentimiento y cada sensación, desde la angustia y el ahogo hasta la felicidad perdurable.

Pequeñas formas que para ella pasaban desapercibidas, hoy se volvieron atractivas y asombrosas, un mundo nuevo se colocó delante para darle rienda suelta a las palabras y entramarlas en delicados versos.

El arte aparece como la primera vez, distorsiona el ojo humano dotándolo con la extraordinaria capacidad de ver los objetos de diferente manera, los transforma en otra cosa para darles una nueva identidad: la identidad de la poesía.

La autora nos abre un sendero compuesto de bellas palabras, versos e historias ocultas, invitándonos a caminar junto a ella este recorrido Lunar.

Un libro que mezcla el amor por las frases con la técnica para poder expresarlo en tan simples y pequeñas oraciones, exponiendo en cada capítulo un aspecto personal de la vida de la autora.

Un libro sumamente inspirador para todos aquellos que creen que el amor no sólo se encuentra entre las personas, sino también en los pequeños detalles.

Una niña/mujer con su largo cabello del color de las hojas cuando comienza el otoño, sostiene una luna grande y completa. La observa curiosa, tratando de descifrar los enigmas que esconde, mientras las rimas, frases y versos revolotean al compás de la luna.

Así comienza Lunar; desde la tapa marca los indicios que encontrarás en su interior y, desde aquel lugar, podrás advertir cómo la luna en tus manos se posó.

Publicado originalmente en Periódico Irreverente.  Link a la Web | Link a la reseña

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIGUE LEYENDO: