logo
Narrativa

En la ruta

Por fin ella divisó una ruta a lo lejos, y hasta ahí fue. Ahora sí volvería a casa.Caminaba por la ruta, cuando oyó que un auto se le acercaba. Desesperada con los brazos en alto saltando y llorando, le hizo señas de que parase. Y el auto se detuvo.El hombre bajó la ventanilla y le dijo:—¿Señora, se siente bien? ...

Destino

Siempre desde hacía años, de lunes a viernes para volver a su casa, ella tomaba el mismo tren. Ese día, subió a un vagón vacío y se sentó del lado de la ventanilla. Mientras miraba la nada, el reflejo le devolvió la imagen de un chico que acomodaba una bicicleta. Volvió la cabeza al pasillo, y cruzaron miradas. ...

Anestesia

Me dijeron que iba a pasar rápido, que no me preocupara. Todo va a salir bien, dijeron. Era lo último en medicina, iba a quedar perfecta: la eterna juventud. Ya nunca más tendría que preocuparme por las huellas del paso del tiempo. Todo iba a quedar como antes, sin fisuras, sin marcas. Perfecta. Y ahora, la cara se ...

La última vez

Ese día, frente al espejo, Amalia se estudió la cara limpia y sin maquillaje: ni rastro del moretón de hacía unos días. Se observó de nuevo y, se encontró con una piel diferente a la que tenía antes, a la que tenía de joven. Prácticamente no quedaba nada de aquella mujer de piel tersa y mirada alegre y sueños ...

El otro

Mamá se movía todo el tiempo, y yo iba de un lado para el otro sin poder dormir. Cuando lo lograba, él me despertaba con patadas, no se quedaba quieto un minuto. Pero yo me daba vuelta y lo ignoraba. A veces, tenía tanta hambre que trataba de empujarlo para comer un poco más. Él siempre se agarraba todo. Me despierto ...

La vuelta

Confundido, Eliseo caminaba haciendo crujir las tablas del piso de un lado a otro de la habitación, desde la biblioteca, hasta la chimenea, hasta la ventana. Sentía el cuerpo liviano, y le parecía que no tocaba el piso. Todo había cambiado: los sillones, la chimenea, el cuadro. ¿Y era él quien estaba plasmado en esa ...

La pérgola

Catalina tuvo una jornada intensa de trabajo. Cuando entró en su casa y vio la cama sin tender, ropa por todos lados y la mesa colmada de papeles y libros, se dio cuenta de que hacía unos días no prestaba atención a los quehaceres. Últimamente, se levantaba muy temprano y volvía muy tarde. Pero la satisfacción era ...