Al final del día

Entre chapoteos

       se despide de la bañera.

La noche lo espera

        en su cama de mar.

Cubierto

de mantas y juguetes

                        el sillón se entretiene.

Prepara la boca

                   sabe que es la hora.

Tibieza en la palma

termina en el regazo

                   para aliviarle el sueño.

Afuera

calles solitarias.

Sutiles ladridos

se escuchan

                   como ecos

en el interior

                 de la casa.

 

 

Publicado originalmente en Pinceladas de Poesías. Editorial Dunken 2016.

Fotografía: Mariana Ruiz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIGUE LEYENDO: