Trágica primavera

El tranvía no pudo arrollar sus sueños entre huesos destrozados escondidos.

Circula un rumor, y ella paralizada en el asfalto.

La llama la casa de su infancia, quiere verla renacer.

De tanta quietud, le pican las manos. El corsé de plata, seco como roca, espera que lo vistan de color. Dieciocho primaveras inmóviles en la cama.

Dieciocho primaveras de mirar dormir, como pestañas abriéndose, a los pinceles en la repisa.

Florecen los huecos de la habitación, y sostienen a Frida sobre lisonjas de trapo.

 

De la antología Otra Piel. Ser Seres ediciones 2017.

Imagen: Wikimedia Foundation – Retrato de Frida Kahlo con óleo sobre madera. Por Saed de los Santos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIGUE LEYENDO: