Una economía que crece: feriantes y vecinos fundidos en un solo lugar

Se realizó la tercera Feria de Economía Popular en el barrio de Flores (Av. Avellaneda 2177) incorporando actividades para los más chiquitos con el show de magia a cargo del mago Elio, además de la música del dúo Echeverría Pacheco y el folclore del grupo Despojados. Esta exposición, que se presenta todos los terceros sábados de cada mes, ha logrado en cada jornada no solo aumentar la cantidad de visitantes, sino lograr la afiliación de cada vez más feriantes motivados, por un lado, la atención que brindan los organizadores y, por el otro, el lugar en donde se realiza el evento lo encuentran acorde para poder realizar sus ventas.

La Feria de Economía Popular es una actividad que se efectúa gracias al espacio que la Asamblea de Flores les brinda a los feriantes. La Asamblea, nació en el año 2001 en el marco del surgimiento de movimientos de participación ciudadana. Por aquel entonces, un grupo de asambleístas ya había dedicado algunos meses a la búsqueda de un espacio en donde establecer el comedor que funcionaba en la plaza del Ángel Gris (Donato Álvarez y Avellaneda) se encontraron con la oportunidad de poder afianzarse en un edificio abandonado (Clínica Portuguesa) de la calle Gavilán. A partir de ese momento, las actividades de la Asamblea se fueron expandiendo, de apoco y a fuerza de voluntad, en base a las necesidades de la comunidad. En el 2004 se avanzó en la fundación de una cooperativa de vivienda (dado que la mayoría de las personas que se acercaban al comedor estaba sin hogar), abriendo luego un espacio de expresión cultural, un Bachillerato para adultos (al día de hoy continúa en actividad) y hasta un jardín maternal para las mujeres que iban a trabajar y necesitaban dejar a sus hijos durante algunas horas. Las creaciones de espacios para el barrio afianzaron el acercamiento con los vecinos, la difusión de sus actividades y el conocimiento de la asamblea misma.

Antes de que la Feria de Economía Popular se ponga en marcha, surgió el proyecto de Compras Comunitarias. Trabajando con pequeños productores de la ciudad de La Plata, se logró poner a disposición de los vecinos de Flores hortalizas, verduras, miel, tomate triturado y otro tipo de productos de estación, logrando generar una cadena de precios justos tanto, para los productores como para los consumidores.

Hoy en día, entre amigos y vecinos se generó un espacio que permite tener acceso a feriantes (tanto de la zona, como aledaños), artistas o productores callejeros cuyo trabajo no estaba, hasta este momento, al alcance del barrio.

La organización de esta nueva actividad, que tiene pocos meses de vida, tiene también como objetivo facilitar la auto organización de los feriantes, quienes participan en reuniones mensuales para tratar temas relacionados con la mejora en la exposición y presentación, calidad y precios.

Los feriantes colaboran con la organización mediante la suscripción de un bono contribución, el cual es bonificado a todo aquel que no haya podido concretar ninguna venta. El acceso a la feria es abierto a cualquiera que quiera participar en ella, siempre se hace un lugar a todo aquel que le interese poner sus productos a disposición de los vecinos de Flores.

Solo se exige una condición: que los feriantes hagan sus propios productos, ya que no se permiten las reventas. El productor coloca un precio justo al realizar una oferta directa, y con el solo hecho de hacer esta pequeña acción se elimina todo tipo de intermediarios.

Para que este evento se lleve a cabo, los asambleístas se dividen las tareas: decoración, bufete, artística, armado y desarmado, sonido, todo lo necesario para poder llegar a la apertura con todo en su lugar y sin inconvenientes. Todo este cuerpo tiene un espíritu y ese espíritu es que el vecino se acerque y se interese, sin ellos esto no sería posible.

Las convocatorias se realizan principalmente a través de Facebook, aunque también hay volanteadas en el barrio y un importante “boca en boca”.

La mayoría de los feriantes son del barrio, pero no es raro encontrar algunos productores de lugares como La Plata, o Tigre.

Se pueden encontrar productos cooperativos como, por ejemplo, miel (una pequeña familia se dedica a eso), cosas dulces (bizcochitos, alfajores de maicena), productos para celiacos, naturales y sin conservantes (torta selva negra, alfajores de maicena, alfajores de chocolate, pizetas, budín de naranja, tarta de coco, de manzana). Hay un puesto que hace pastelería: brownie, muffins, pasta flora y budines. Se vende cerveza artesanal, en donde el feriante explica con detalle el proceso de elaboración que realiza. También se podrá encontrar: muñecos de apego, vasos pintados a mano, especias, aceites aromatizadores, crochet, lámparas, cuadernos artesanales con papel reciclado, macetas pintadas a mano, almohadones y lienzos pintados, juegos de cartón, bisutería artesanal, libros de editoriales independientes, productos en tela con presentación gastronómica y mucho, mucho más.

El sábado 17 de septiembre la Asamblea de Flores cumple 14 años y lo festejará al aire libre de 15hs a 22hs, con muestras de los talleres, un espacio infantil y un programa de música a cargo de Pacha Runa, Dúo Nuez Moscada, Daniel Pacheco, Grupo y Cuatro Payasos Muertos. Como es costumbre, se realizarán sorteos que entregarán como premios los productos ofrecidos en la misma feria. Todo el barrio está invitado a este gran evento.

Para comunicarte con la Asamblea de Flores podés hacerlo a través del mail: feriacooperativa@gmail.com, por Facebook los vas a encontrar como: “Espacio veinteflores”. Agradezco la colaboración para esta nota a Patricia Losada y a Alexis Fasanando, sin quienes no habría podido conocer la historia de cómo nació este gran proyecto para el barrio.

Publicado originalmente en el diario Flores de Papel (el periódico gratuito de San José de Flores)

Link a la Web / Link a la nota 

Fotografía: Mariana Ruiz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIGUE LEYENDO: