Pegar la vuelta, de Nacho Garassino

El blues es un género musical nacido en el sur de Estados Unidos, derivado de las canciones que los esclavos cantaban como un reflejo amargo y doliente de los conflictos sociales que los rodeaban, así como también, los problemas personales que atravesaban. La palabra blues resume esas sensaciones con su significado: melancolía.

Quizá ésta sensación de tristeza es lo que brotó de María Luz Carballo cuando decidió, con tan solo 19 años, ir a probar suerte a la ciudad de Chicago. Aferrada a un papel con el número de teléfono de un importante músico y a su guitarra como única compañía, abandonó su barrio de Devoto. Los roces familiares, un entorno conflictivo y por sobre todo una relación amorosa que entremezcló el exceso y la obsesión, no detuvieron a esta joven artista.

Una vez en Chicago, las cosas no suceden cómo las esperaba. Sus llamados no contestados la dejan rápidamente sola en un país extraño con un idioma que no entendía. A partir de ahí, comienza un camino de travesía buscando lugares para sobrevivir, trabajando en las calles para tener un sustento, esquivando la marginalidad de la migración y los suburbios de crímenes y drogas. En esta vorágine de la vida conoce diversos personajes: bluseros de barrio y artistas consagrados. Quince años pasaron y María Blues (así es apodada en Buenos Aires) emprende el retorno a esa casa que una vez la vio partir, pero esta vez, todo es diferente y ella también.

Nacho Garassino estrenó en 2015 el policial ContraSangre y actualmente trabaja en la preproducción del largometraje El Fusilamiento de Dorrego. En 2011 fue director del filme El túnel de los huesos. Pegar la vuelta lo embarca en esta aventura blusera que lo encuentra nuevamente detrás de cámara. Nacho conoció a María en Chicago cuando presentaba El túnel de los huesos y, más allá del interés que le despertó su historia, se identificó con ella porque tenían muchas cosas en común.

Ambos abandonaron Argentina a fines de los años noventa buscando ese refugio que nuestro país, en ese momento, no les podía dar.  Ambos sintieron tristeza y angustia por haber tomado esa decisión. Ambos tuvieron la experiencia de ser inmigrantes y sentir en carne propia lo que es estar en tensión permanente en un lugar sin tus costumbres, que no refleja tu patria. Quizás fue por el cúmulo de todas estas emociones que el director construyó este relato, para mostrar a través de ella lo que es dejar todo atrás en pos de luchar por expresar lo que uno quiere decir, siendo solo fiel a lo que se lleva en la sangre, a lo que uno es.

Pegar la vuelta refleja los miedos, las inseguridades, las ganas de volver y no saber con qué te vas a encontrar, el extrañamiento que provoca estar en otro país. Planos detalle, música de fondo de la propia María Blues, narración en primera persona, videos en vhs, testimonios de familiares directos, saltos de un país a otro, todo esto conforma esta gran historia de lucha y perseverancia. María relata de principio a fin toda su historia hasta el día de hoy, no escatima en nada, todo es expresado de tal manera que el espectador quedara asombrado ante cada anécdota.

Cómo último detalle vale destacar las participaciones de Pablo “Sarcófago” Cano, Miguel Vilanova (Botafogo) y Lito Epumer. María Luz lleva el blues en la sangre y no es para menos, pertenece a la dinastía de Los Carballo, familia de músicos, de mucho rock y pasión, condimentos sin los cuales el blues no se podría expresar.

 

Dirección y guion: Nacho Garassino / Cámara y montaje: Santiago Podestá y Nacho Garassino /Producción ejecutiva: Santiago Podestá / Música original: María Luz Carballo / Posproducción de sonido: Paula Ramírez / Duración: 70 minutos / Año: 2016

 

Publicado originalmente en Cineramaplus+ Link a la Web | Link a la Nota

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SIGUE LEYENDO: